Dispositivos de tacógrafo

La implantación del nuevo sistema de tacógrafo digital implica muchas novedades en cuanto a la gestión de los datos. Si bien introduce un claro beneficio en seguridad y aporta una herramienta eficaz en la lucha contra el fraude en los tiempos de conducción, también requiere un esfuerzo económico y de aprendizaje para conductores, empresas y autónomos.

Gran parte de este esfuerzo se debe a la necesidad de adquirir y utilizar los diferentes dispositivos necesarios para el uso y aprovechamiento del nuevo sistema.

Tarjeta y tacógrafo

En primer lugar el conductor profesional debe adquirir una tarjeta inteligente que expedirá la administración correspondiente siempre y cuando se cumplan unos requisitos. Esta tarjeta integra un procesador y una memoria con la misión de comunicarse con el tacógrafo para identificar a su propietario durante el trabajo.

Pero no sólo esto es necesario para la conducción del vehículo. El profesional además de estar pendiente, como siempre se ha hecho, de los tiempos de conducción y descanso deberá adquirir el hábito de indicar a la unidad de control -como también se llama al tacógrafo digital- en qué momento comienza su descanso. Esto es debido a que, cuando el vehículo se encuentra parado, el estado pasa automáticamente a “otros trabajos” lo que no se computa como tiempo de descanso. No utilizar correctamente el selector de actividad podría acarrear sanciones innecesarias.

Otras tarjetas diferentes a la del conductor son la de empresa y la de control. Estas últimas las usan las autoridades para controles rutinarios e inspecciones.

Dispositivos de descarga

Un aspecto importante, sobre todo para las empresas, es la descarga de datos del tacógrafo. Dado que la capacidad de la memoria de la unidad de control y de la tarjeta profesional es menor que los datos que se está obligado a almacenar por ley -365 días anteiores a la fecha en curso – es necesario extraerlos cada cierto tiempo para evitar su pérdida, lo que nos podría acarrear severas sanciones.proceso de datos del tacógrafo digital

Aunque la ley dispone que el fabricante de la unidad de tacógrafo debe proporcionar junto a ésta los medios necesarios para la extracción de datos, en la práctica nos encontramos con la necesidad de adquirir dispositivos por separado, ya que la impresora térmica que incluyen los tacógrafos es un sistema engorroso y que desaprovecha el potencial del tacógrafo digital.

Han ido apareciendo en el mercado diferentes sistemas. En poco tiempo hemos pasado desde las primeras Download Key y los lectores de tarjeta -que ya eran populares antes de la llegada del tacógrafo digital-, hasta los lectores de tarjeta independientes, que puede utilizar el conductor sin necesidad de un PC e incluso sin necesidad de encontrarse en la sede de su empresa, ya que envían sus datos a un servidor vía Internet cableado o por red móvil GPRS. De esta forma los datos son accesibles desde cualquier lugar unos instantes después de haber introducido la tarjeta en el lector, allá donde se encuentre.

Otros dispositivos

En todo el proceso de los datos del tacógrafo también intervienen indirectamente otros dispositivos. Desde dispositivos portátiles provistos de lector de tarjetas inteligentes, pasando por smartphones para el envío de datos de forma remota, hasta PCs funcionando a modo de servidores con medidas para el almacenamiento seguro de los datos.

Las tablets, smartphones y PC portátiles se pueden emplear para facilitar la tarea de la descarga de los datos en vehículos con la ventaja de que, a diferencia de las Download Key, también pueden equiparse con un lector para obtener los datos de las tarjetas sin necesidad de inmovilizar el vehículo durante más tiempo del necesario.

A no ser que se disponga de un servicio totalmente remoto, es decir, que un lector envíe por Internet los datos descargados a un servidor externo, el propietario del vehículo deberá disponer de un PC habilitado para la lectura y almacenamiento de los datos. Independientemente de que, como respaldo de seguridad, los ficheros se envíen a un servidor propio o ajeno.

Muchos de estos servicios se pueden externalizar, confiando algunos o todos los aspectos relativos al tratamiento de los datos a una empresa que nos ofrezca garantías.

En cualquier caso se necesitará un PC si se quiere utilizar un software que aproveche los datos del tacógrafo. De estos datos se pueden desarrollar nuevos métodos de trabajo más eficientes y detectar infracciones o irregularidades en la conducción, exactamente igual que con los discos diagrama pero de forma automática y sin riesgo de falsificaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *